Recuerdos de… José Serrano Pallarés

Cuando empecé en el colegio, en 1949, yo vivía con mis abuelos y contaba con ocho años de edad. Llevábamos uniforme negro con cuello blanco, un lazo azul y un sombrero redondo. Fui alumna de Hna. Carolina, quien se encargó de que me prepararan para hacer  la primera  comunión a mí sola, porque mi abuelo quiso que la hiciera el día de su santo, en San Juan. Todas las maestras eran monjas. Recuerdo con cariño a las Hnas. Pilar, Mª Teresa, Humbelina… Después de mucho tiempo fuimos a ver a Hna. Humbelina a San Juan  y lloraba de emoción. Había sido muy buena profesora.

Luego todos mis hijos han venido al colegio. Cuando mi hija hizo la comunión, ya no se hacía en el colegio porque la capilla se había quedado pequeña y llevaban a los niños a la iglesia del  Carmen, siendo la responsable de su preparación Hna. Humbelina.

Hasta 1975 fue directora del colegio Hna. Fátima Tenza, pero al cambiar el colegio al Carril de la Farola,  nombraron directora a Hna. Visitación Bas.

La 1ª Asociación de padres que tuvo el nuevo colegio estaba formada por: Pedro López Guevara como presidente, José Berenguer de secretario y Joaquín Martínez Gómez, tesorero. También estaba Loli Tere. Al principio se reunían los jueves, después de la reunión solían ir a tomar algo al bar. Habían pocos colegios privados en Murcia: Nelva y otros, en los que se pedían los papeles para poder inscribirse. Pagaban 200 pts.

En 1.975 con Hna. Eduvigis fuimos 10 días de viaje de estudios a Italia. Visitamos todo el país. Íbamos en los autobuses de Luisa. Venía ella, su sobrino y el chófer.

Cuando empezaron a funcionar los autobuses, Hna. Trinidad Segovia cogía a los niños para subirlos cuando llovía, pues había muchísimo barro, evitando así que se mojaran o se manchasen. Un día mi hijo de 4 años se quedó durmiendo en el autobús y se lo llevaron a Pliego. Una señora se dio cuenta de que había un niño con uniforme en el asiento, avisó e inmediatamente mi marido  fue a buscarlo a Pliego.

Recuerdo a Hna. Adela, que me quería mucho. Cada vez que me veía me decía: “Mira que no pasar a verme, qué descastá eres”. Por otro lado, tengo que decir que Hna. Maravillas es la mejor profesora de todas las que han tenido mis hijos en cuanto a enseñanza, Hna. Inmaculada también enseñaba bien y la Sta. Charo era muy buena.

Los árboles que hay en el patio del colegio los plantaron los niños del centro.Un domingo los padres de la Asociación dijeron que cada niño que pudiera o quisiera trajera un árbol, y así lo hicieron. Un hijo mío plantó uno.

Manteníamos una estrecha relación con el colegio: Hacíamos convivencias, retiros en el colegio los domingos, meriendas…Las comuniones de mis hijas y sobrinos las celebramos aquí.

También celebrábamos cenas en el colegio promovidas por la Asociación de Padres a final de curso en el patio, en las que cada familia traía algo. En una ocasión, Hna. Eduvigisse disfrazó de enfermera y hablaba con todos. Nadie sabía quién era, hasta que al final se quitó la máscara, sorprendiéndonos a todos. Las niñas la querían mucho.

Con Hna. Visitación, el colegio dio un salto espectacular: mobiliario, organización… Como tuvimos mucha relación con Hna. Fátima Tenza, la anterior directora, cuando estuvo enferma, la Asociación de Padres sacamos un autobús a Abanilla para visitarla. Le llevamos de todo.

Nos trajimos una garrafa de vino y en el autobús lo tomamos y lo pasamos muy bien.

Hemos disfrutado mucho compartiendo y preparando actividades para nuestros hijos, siempre en estrecha relación con las hermanas.

Ir al contenido