Recuerdos de… Juan José Martínez Bernal

Formé parte de la Asociación de Padres de Alumnos de 1.990 a 2.012 y también he sido miembro del Consejo Escolar del colegio en dos ocasiones. Comencé como vocal, luego fui vocal de libros, secretario, vicepresidente…

Yo era el responsable de la venta de libros. Ayudaban Julia y su marido Antonio, el que puso el ascensor, también Tasio y su esposa. Éramos una piña preparando. En junio con los profesores eligiendo editorial. En julio se pedían, en agosto preparábamos los lotes de libros y en septiembre los vendíamos. Se empezaron a vender libros en época de Mª José (presidenta) y un señor mayor que trabajaba en la administración. Después de mí se encargó Julia, que siguió colaborando con nosotros aunque sus hijos ya habían salido del colegio.

En el patio de Infantil pusimos unos tubos de hormigón, donde los niños jugaban a placer. Fui yo quien medió para comprarlos, los encargamos a la empresa  Boltubo. Eran tubos planos que luego un grupo de madres pintaron con motivos escolares. También se hicieron muchos arreglos en el colegio: tabicamos para hacer el gimnasio de psicomotricidad, lo amueblamos, que los cojines aquellos eran carísimos. Se hizo el muro de hormigón con el dinero de la venta de libros. Se hizo también la puerta de preescolar. Tuvimos dificultades para hacerlo, porque en ese espacio tenían juegos de bolos y no querían. Hna. Josefina lo consiguió. Pusimos grava en los patios muchas veces, se hizo el pabellón, el cercado del colegio, toda la parte nueva y se comenzó el cerramiento de aluminio, que aún está haciéndose, también el aire acondicionado del salón multiusos, se intentó poner placas solares, pero por problemas técnicos no se pudo hacer. Reestructuramos el patio de Infantil, dotamos de ordenadores al centro, compramos libros nuevos para la biblioteca.

En las fiestas, la Asociación de padres siempre ha estado detrás aportando: en navidad hacíamos los Reyes Magos de siempre, antiguamente iban los reyes pasando por las clases, hasta que se determinó hacerlo en el gimnasio. En la fiesta de la Congregación ofrecíamos un obsequio a los profesores, en los viajes de estudios, la Asociación siempre aportaba su granito de arena.

Todos los años se preparaba la graduación de los alumnos que salían del centro: primero de 8º aquí en el colegio, se contrataba un pinchadiscos, se hacía fiesta , pero como los vecinos se quejaban, nos fuimos  a la discoteca Emeros, les dábamos las entradas. Luego a al mesón La Torre, donde organizábamos cena y baile juntos.

De los viajes de estudios se encargaba Miguel Navarro. Los zagales lo pasaban muy bien. Aportábamos lo que podíamos.

La junta ha sido un grupo muy unido, desde que Miguel Navarro entró, movía mucho, se unió el grupo. Miguel tenía un empuje muy grande. Lo hacíamos todo por los niños. Éramos gente con ganas de trabajar y de hacerlo bien. Nos reuníamos en ocasiones para estar juntos. Antonio Noguera y yo nos encargábamos de organizar la matanza. Hacíamos una convivencia que la pagábamos de nuestro bolsillo, invitábamos a las hermanas y allí pasábamos el ratico.

Hemos sido muy guerrilleros.

Para mí Hna. Josefina Díaz fue una excelente persona y directora, muy trabajadora, muy guerrillera con nosotros, sabía estar en su sitio, imponerse, y luchábamos por lo mismo, siempre llegábamos a un consenso.

Hna. Inmaculada López organizaba las cenas benéficas en las que colaborábamos la Asociación de padres. Nos hemos reído mucho, hemos trabajado muy a gusto para conseguir las pocas infraestructuras de que hemos dotado al colegio con el paso de los años.

Ir al contenido